Ahora mismo me quedan 20 páginas para acabar “Por quien doblan las campanas” del gran Ernest Hemmingway, una lectura muy recomendable. El caso es que he encontrado este libro que exteriormente no tiene demasiado misterio ya que tiene un diseño bastante tradicional, sin embargo, la gracia está dentro. Incluye una petaca insertada en una serie de páginas recortadas al estilo carcelario.

ImagenImagen

La verdad no entiendo muy bien porqué han hecho esto, el personaje de la novela Robert Jordan, un americano que colabora en la Guerra Civil española, dentro del bando republicano, se encuentra en la sierra madrileña escondido con algunos de los maquis que se supone le ayudarán a cumplir con su objetivo: Volar un puente.

Este protagonista lleva una petaca en la que guarda una bebida que no es precisamente del agrado de los españoles que le acompañan. La mención a esta petaca no tiene demasiada importancia dentro del argumento del libro, por eso me estraña que le den tanto protagonismo a un elemento que no destaca demasiado. Lo que no se es si el propio Hemmingway llevaba una petaca similar, que ha acabado por convertirse en un símbolo. No he encontrado demasiada información al respecto, pero me parece una idea interesante incorporar un elemento físico, útil para el lector y que además está relacionado con el argumento, muy levemente en este caso, aunque me sigue dando la sensación de que me he perdido algo.